Seguidores

miércoles, 15 de junio de 2011

La inocencia de José


Amanecía siempre, un niño revistero llamado José, con sus ojos bien abiertos recordaba todo lo que leyó en completos tomos de aritmética y racionamiento ilícito, completando sus costumbres con algo ilusorio y conceptual, llegando a adorar las fotos de praderas doradas y soplando esas flores que al viento sus pétalos vuelan, despegándose de todo lo efímero y reivindicando lo bello y glorioso que tiene su parque, que queda a la vuelta de su casa, luego a jugar como su edad lo pide, hasta que su sonrisa quede impregnada y tatuada en sus cachetes pecosos, así es su niñez, su eterna inocencia, el no quiere crecer, pero su inteligencia inquieta también lo lleva a ocuparse de lo que un día pasará, si es que su niño marcado en huella nunca se desvanece, como ahora, donde siente el deseo de encontrar nuevos mundos, debajo de aquel ladrillo, donde viven comunidades de insectos, también transitando su vida colectiva y social con esos gigantes, también llamados humanos.

Por Kosmisch

4 comentarios:

  1. Kosmisch,¡que belleza¡.Me ha impresionado,es como aquello de ser aún niño y seguir creciendo.La inocencia es algo que debería llenar por siempre al ser humano,jamas deberiamos perderla.Besos de luz para ti y los que amas.

    ResponderEliminar
  2. Es muy lindo Me llego hasta lo profundo de mi corazón,me acorde de mi niñez de la forma en que investigamos y queremos que este mundo cambie de como queresmos cambiar la vida transformarla cada día... un nuevo amanecer nos espera para conocer y saber donde dirigirnos sin miedos con La Verdad
    maru

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso sería ser inocente como un niño!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...