Seguidores

miércoles, 11 de mayo de 2016

Los cuatro cardinales


Aprovechamos el sonido del mar para escucharnos, para encontrarnos, pero lo que valía en ese momento era lo que nos susurraba el silencio mismo de las alturas, esos gorgoteos deslumbrantes que nos da la risa silenciosa de las mareas, de aquellas lejanías aun no vistas, aun no conocidas por nuestros sentidos.

Mirábamos a los costados y nos encontrábamos con arenas movedizas, que nos invitaban a sumergirnos en mundos no conocidos, en dimensiones no palpables, misteriosas.

Por detrás se encontraban las montañas doradas y minúsculas, que nos cuidaban de nuestro pasado, de los errores y cumplidos positivos que obramos con otros, con nosotros mismos.
En el centro nosotros, observando.

Por Kosmisch

21 comentarios:

  1. Cada vez que leo algo tuyo se me erizan un polo los pelos. Muy bonito :)
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus bellas palabras! nos leemos

      abrazo

      Eliminar
  2. hola,
    como siempre me ha gustado mucho tu escrito aunque deja ganas de leer mas

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras!! abrazo grande!

      Eliminar
  3. Muchas gracias por visitar mi blog, me gustan mucho tus relatos se de te da muy bien escribir. Enhorabuena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guille!! un gusto pasar por tu blog !

      saludos

      Eliminar
  4. Me ha encantado el leerte,,me has traslado a una pequeña parte de mi tierra..
    Gracias por compartir
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Victoria por tus palabras y que te agradó!

      Gracias a vos saludos

      Eliminar
  5. fantástico y reflexivo. me hace oír el ruido del mar del viento y se me aparece el dorado el amarillo intenso. precioso escrito Kosmisch!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ale por pasar!! un gusto que leas !

      abrazo enorme!

      Eliminar
  6. No me imagino a ningún humano en el centro de nada, ni siquiera de uno mismo en su interior hay un centro, pienso que la vida consiste en buscarlo pero nunca hallarlo :)

    Beso y cafelito.

    ResponderEliminar
  7. Hoa, buenos días!
    Por fin, ya nos tienes de seguidores.
    Por el mòvil, nos era imposible encontrar el cuadrito.
    Nos guastaría que te pasases también por nuestro otro blog a ver si te gusta, si es así también puedes hacerte seguidor...
    http://salutcoriment.blogspot.com
    És un blog compartido con una amiga bloguera.

    En esos cuatro puntos debemos encontrar nuestro santo equilibrio.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy hermoso pensamiento.

    Abrazos amigo feliz fin de emana.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante reflexión. Me hace pensar ¿de verdad estamos nosotros en el centro observando? ¿Seremos observados? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ASí es hay que preguntarse ! saludos Mara ! nos leemos

      Eliminar
  10. Muy bonitas letras.
    Un placer leerte.
    Muchas gracias por tu visita tan amable a mi blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalia gracias por pasar ! cariños

      Eliminar
  11. Es una buen reflexión, para parar un instante y escuchar ese silencio que tan bellamente susurra.
    Somo los que vivimos el momento a la vez que obserbamos la vida en nuestro entorno y más allá.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  12. Lindas las montañas doradas que nos cuidan, más el sonido del mar que conecta sensaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirian! cariños! espero que estes bien! buena semana

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...